molestias estomago

Molestias digestivas durante las vacaciones

Es triste esperar todo el año las vacaciones y que cuando lleguen todo se arruine por molestias digestivas que si bien no son graves, son muy molestas. Durante los viajes es habitual realizar cambios en los horarios, en lo que comemos y también en la cantidad de comida que tomamos y esto hace que sea fácil acabar con un problema gástrico.

molestias estomago

Contar con un botiquín con las cosas más socorridas, como pastillas para la diarrea, supositorios para el estreñimiento, antiácidos e incluso alguna pastilla para la digestión es de gran ayuda para solucionar las molestias digestivas más comunes, pero ¿cuales son las molestias digestivas más comunes?

Las molestias digestivas que pueden arruinar tus vacaciones

Diarreas. Uno de los motivos más frecuentes de diarreas en vacaciones es el cambio del agua. Los distintos niveles de cloro del agua de una ciudad a otra son suficientes para que algunas personas sufran estos problemas. Si se viaja a otros países esto se agrava por los diferentes componentes del agua. Por eso, se recomienda que al viajar se consuma exclusivamente agua embotellada.

Estreñimiento. Los cambios de hábitos pueden causar estreñimiento en las personas que tienen tendencia a padecer este problema, pero también en aquellas que no. En el botiquín de viaje se recomienda incluir siempre una caja de supositorios de glicerina o de microenemas y usarla si se lleva más de tres días sin ir al baño. Así, se aliviará el problema y se podrá disfrutar de las vacaciones con tranquilidad.

No se recomienda dejar pasar muchos días sin ir al baño, ya que podría acabar causándose una oclusión intestinal, lo cual es un problema muy grave que puede hacer que la persona acabe en urgencias.

Digestiones pesadas. Las digestiones pesadas son muy frecuentes durante las vacaciones debido a comer fuera de casa. El exceso de frito o comer más cantidad de la cuenta son las causas de que esto ocurra. Par eso, hay que evitar darse demasiadas comilonas y si se come demasiado, mejor acabar con una infusión digestiva y dejar el postre para otro momento.

Lo que decían los abuelos de dejar sitio para el postre es una buena política si se disfruta mucho de los dulces, porque una comida muy copiosa puede darnos dolores de tripa y pesadez para todo el día.

Intoxicaciones alimentarias. Este es un problema serio especialmente en verano. Algunos bares o chiringuitos están a tope de gente y no siempre pueden cumplir con las normas de higiene estrictas marcadas. Por eso, a veces aparecen problemas de intoxicaciones.

Lo mejor para prevenir esto es evitar aquellas comidas que pueden ser más propensas a estropearse o a contaminarse. Las ensaladillas y todo lo que lleve huevo en general, es mejor dejarlo para cuando se esté en casa. Por muy tentador que sea tomar una ensaladilla fresquita con mahonesa, a no ser que tengamos una gran seguridad en el lugar en el que la tomamos es preferible no consumirla fuera de casa.

De vuelta a casa

De vuelta a casa se recomienda realizar dieta durante unos días para que sirva de limpieza y como una manera de volver a la normalidad. Comer muy sano durante unos días ayudará al estómago y al intestino a recuperarse de los cambios.

Pero si se ha sufrido de diarreas durante el tiempo que se ha estado fuera puede haber daños en la flora intestinal, por eso se recomienda el consumo de probióticos y prebióticos que permitan recuperar la flora intestina, el buen desarrollo de la digestión y, con ello, la buena absorción de nutrientes recuperando así las defensas del organismo y el buen transito intestinal.

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web